pastoral sida pastoral sida pastoral sida

 

 

 
DETENGAMOS EL SIDA. MANTENGAMOS EL COMPROMISO
Mensaje de Iglesias, Organizaciones de la Sociedad y Redes de Personas Viviendo con vih/sida
en ocasión del Día Mundial del SIDA 2006

“Y Jesús les hizo esta comparación: “Miren lo que sucede con la higuera o con cualquier otro árbol. Cuando comienza a echar brotes, ustedes se dan cuenta de que se acerca el verano. Así también cuando vean que suceden todas estas cosas sepan que el Reino de Dios está cerca. Les aseguro que no pasará esta generación hasta que se cumpla todo esto”

(Evangelio del 1º Domingo de Adviento. Lucas 21, 29-32. Ciclo C)

1.En vísperas del Día Mundial del SIDA 2006 queremos unir nuestras voces y nuestros esfuerzos a la Campaña Mundial del SIDA y unirnos al clamor de las personas que viven con vih y sida, a las organizaciones de la sociedad civil y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad del mundo entero para reafirmar nuestro compromiso de actuar juntos en esta crisis mundial. No queremos que las personas se transformen en meras cifras y números pero no podemos negar que los datos nos preocupan y son una constante evaluación que nos dice que aún no hemos hecho lo suficiente y que falta mucho por hacer para alcanzar los metas propuestas por los Jefes de Estado y Gobierno y representantes de los Estados tal como se establecen en la Declaración de Compromiso en la Lucha contra el VIH y el SIDA aprobada el 2 de junio de 2006 por la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Con tu ayuda, Señor, cumpliremos estos compromisos.

2.Nos hacemos eco y vivimos en nuestras comunidades, en nuestras vidas y en nuestros corazones el sufrimiento sin precedentes que inflige la epidemia del SIDA en la vida de tantos hermanos y hermanas, en el mundo y en nuestras propias comunidades. No podemos ser indiferentes. Hacemos nuestros los compromisos de esta Declaración Política sobre el VIH-SIDA y sabemos que la historia y nuestro Dios nos han de evaluar en el alcance y cumplimiento de los compromisos asumidos. Con tu ayuda, Señor, cumpliremos estos compromisos.

 

3.Las comunidades cristianas somos parte de esta emergencia mundial. Reconocemos que desde la toma de conciencia de la existencia de esta epidemia se han realizado muchos avances, pero también reconocemos que no todas las personas que viven con vih o con sida tienen acceso a los medicamentos que salvan vidas. Reconocemos que el estigma y la marginación aún tienen fuerza y vigencia como para desafiar a nuestras comunidades y nuestras acciones pastorales. Aún falta mucho por ver, reflexionar y actuar. Con tu ayuda, Señor, cumpliremos estos compromisos.

 

4.Es parte del mensaje Evangélico el colocar en el centro de nuestra preocupación y de nuestra comunión a las personas que el sistema económico, cultural, y aún religioso, hacen más vulnerables. No podemos ocultar nuestra preocupación por la feminización de la epidemia que es un signo evidente de la situación de vulnerabilidad en que las mujeres, las jóvenes y las niñas viven en nuestro contexto. Con tu ayuda, Señor, cumpliremos estos compromisos.

 

5.El creciente número de jóvenes y niños y niñas afectados en América Latina y el Caribe por la epidemia del vih y del sida son una muestra visible de la falta de un proyecto de vida, de inserción laboral y cultural en que gran parte de nuestra juventud vive. La epidemia solamente ha puesto de manifiesto esa situación de olvido y vulnerabilidad. Queremos cambiar esa realidad. Con tu ayuda, Señor, cumpliremos estos compromisos.  

 

6.El eje central de nuestra acción pastoral en el caminar junto a las personas que viven o están afectadas por el vih y el sida, se fundamenta en una defensa de los derechos humanos y la dignidad de toda persona. El Evangelio no nos permite hacer ninguna consideración que pueda justificar el más mínimo desconocimiento del valor propio de cada ser humano, independiente de situación cultural, pertenencia social o étnica, de identidades u orientaciones sexuales, y de estilos de vida diferente. El evangelio nos impulsa al respeto y a la inculturación del mensaje de Jesús de Nazaret en  todas las culturas rurales  y urbanas. Con tu ayuda, Señor, cumpliremos estos compromisos.

 

7.Sabemos muy bien que una de las formas efectivas de prevención del vih y sida es el acceso universal de toda persona a los tratamientos antiretrovirales existentes y a los medicamentos para tratar las enfermedades oportunistas. Reconocemos los avances que muchos países han realizado y el compromiso de varios gobiernos en cumplir estas metas. Pero también debemos reconocer que nos es equitativa la situación en muchos países. Es por ello que queremos prestar mucha más atención y superar todos los obstáculos jurídicos, normativos, comerciales y de otro tipo que impiden el acceso a la prevención, el tratamiento, la atención y el acompañamiento de las personas que viven o están afectadas por el vih y el sida. Los derechos de propiedad intelectual no pueden ser un obstáculo ni un impedimento al pleno ejercicio del derecho a la salud y a la vida. Con tu ayuda, Señor, cumpliremos estos compromisos.

 

9.Es por ello que hacemos un llamado tanto al liderazgo político, comunitario y a todos aquellos y aquellas que presiden la oración del pueblo de Dios, para que asuman un liderazgo enérgico y un compromiso continuo que nos permita alcanzar en los próximos años las metas establecidas. Venciendo barreras ideológicas, confesionales y culturales tenemos que coordinar esfuerzos, acciones pastorales y de promoción social para que aquello que hemos prometido se haga realidad. Con tu ayuda, Señor, cumpliremos estos compromisos.

 

9.Nuestras comunidades de fe y nuestros líderes religiosos y nosotros mismos debemos empeñar todos nuestros esfuerzos para que se aplique plenamente la Declaración de Compromiso, titulada “Crisis Mundial – Acción Mundial”, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas en las sesiones celebradas en el año 2001. También nosotros debemos hacer que, frente a esta crisis mundial, tengamos una respuesta y un actuar común y  mundial. Con tu ayuda, Señor, cumpliremos estos compromisos.

 

10.Esta acción pastoral ecuménica, mundial y urgente se abre con honestidad, plenitud y agradecimiento a la participación plena y activa de las personas que viven con vih o con sida, a las personas y a los grupos vulnerables a la epidemia, y a todas las comunidades más afectadas. También queremos cooperar en comunión con la sociedad civil, los gobiernos y las empresas privadas porque queremos ser parte de la solución y no ser parte del problema. Con tu ayuda, Señor, cumpliremos estos compromisos.

 

11.Esta respuesta pastoral asume como una unidad indivisible y un todo  la educación para la prevención, el tratamiento y el acceso a los medicamentos esenciales, el acompañamiento pastoral y la defensa de los derechos y dignidad de todas las personas, al igual que el cuidado y atención de las mismas. Cada una de estas partes se potencia, refuerzan y retroalimentan entre si. Queremos tener una perspectiva integradora y evitar consideraciones fragmentadas. Con tu ayuda, Señor, cumpliremos estos compromisos.

 

12.Es parte de nuestra acción pastoral en el caminar junto a las personas que viven con vih o con sida, y es parte esencial de nuestra identidad nutrida por el Evangelio, el redoblar los esfuerzos para que se promulguen, y se cumplan leyes y otras medidas que eliminen todas las formas de discriminación contra las personas y los grupos vulnerables con las cuales estamos profundamente comprometidos y comprometidas. Las comunidades cristianas no pueden admitir ningún tipo de estigma ni de discriminación como tampoco admitimos las desigualdades y la violencia por motivos de género. Con tu ayuda, Señor, cumpliremos estos compromisos.

 

13.Es parte de nuestro compromiso Evangélico el fortalecer toda medida jurídica que permita a las mujeres y a todos los grupos vulnerables, el pleno ejercicio de sus derechos humanos, de los derechos de ciudadanía y la eliminación de toda forma de discriminación, explotación económica o sexual,  y tráfico de personas. Con tu ayuda, Señor, cumpliremos estos compromisos.

 

14.Como gesto que nace de la comunión con las personas estigmatizadas y vulnerables queremos que nuestras comunidades también dediquen recursos adicionales, tanto humanos como económicos que nos permitan acompañar a la sociedad civil y a los gobiernos en el logro de las metas propuestas. Es tiempo que el compromiso del vih y del sida sea un eje transversal de todas nuestras acciones pastorales y de servicio. El compromiso de un comercio justo, de un comercio al servicio de las personas, se haga realidad y visible. Con tu ayuda, Señor, cumpliremos estos compromisos.

 

15.Juntos y juntas queremos llegar a que nuestras comunidades establezcan metas intermedias que acompañen el accionar de los gobiernos y de la sociedad civil. Queremos ser protagonistas en esta emergencia y no meramente espectadores. El compromiso de nuestros gobiernos es ahora también nuestro compromiso. Los logros, las dificultades y los fracasos de todos ellos en cumplir los compromisos también son desde ahora nuestros. Con tu ayuda, Señor, cumpliremos estos compromisos.

16.Es por ello que hacemos nuestro el clamor de la Declaración de Compromiso aprobada este año: “Exhortamos a los gobiernos, los parlamentos nacionales, los donantes, las organizaciones regionales y subregionales, las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas, el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, la sociedad civil, las personas que viven con el vih, los grupos vulnerables, el sector privado, las comunidades más afectadas por el vih y el sida y otros interesados a que colaboren estrechamente para alcanzar los objetivos señalados y para asegurar la rendición de cuentas y la transparencia en todos los niveles mediante exámenes participativos de la respuesta al vih y al sida [1][1]. Nosotros y nosotras somos parte de este clamor. Con tu ayuda, Señor, cumpliremos estos compromisos.

“>““Muéstranos, Señor, tus caminos,

                    enséñanos tus senderos.

  Guíanos  por el camino de tu fidelidad” (Salmo 25, 4-5)

Día Mundial del SIDA. 1º de diciembre 2006

 

·         Acción Ecuménica. Caracas. Venezuela. Manuel Larreal

·         AID FOR AIDS Internacional. New York. Enrique Chávez

·         ASIVIDA. Centro de Apoyo y Referencia. Bogotá. Colombia. Sra. Rosita Cortéz. Pastor Eduardo Martinez, Lic. Ana Mendivelso.

·         Asociación Civil LAZOS DE VIDA. Silvia Barbarán. Iquitos. Perú.

·         Asociación Civil Espacios Sociales de Inclusión. Alejandra Díaz Biblia. (Pcia. de Buenos Aires. Argentina)

·         Asociación Cristiana Femenina de Chile

·         CENTRO ECUMÉNICO DE ACCIÓN SOLIDARIA (CEASOL). Mabel Filippini. Buenos Aires. Argentina.

·         CENTRO PARROQUIAL ECUMENICO ROSA BLANCA. Rev. David Limo. Lima. Perú

·         COMUNIDAD MISIONEROS PASIONISTAS. (Colonia Caroya. Córdoba) Argentina.

·         CONGREGACIÓN EL SANTO SACRAMENTO de la Iglesia Evangélica Luterana Unida en Argentina. Pastor Ángel F. Furlan

·         CONSEJO LATINOAMERICANO DE IGLESIAS – Región Río de la Plata. Pastor Juan Gattinoni.

·         Congregación  LUZ DIVINA  de Marquez-Callao. Perú.  CIRCULO DE SOLIDARIDAD PASTORAL IGLESIA LUTERANA EVANGELICA PERUANA (ILEP) Pastor: Benjamín Navarro P.

·         COORDINADORA PERUANA DE PERSONAS VIVIENDO CON VIH/SIDA: “Peruanos Positivos”.

·         EDUCACIÓN POPULAR EN SALUD. (EPES) Santiago de Chile

·         EJERCITO DE SALVACIÓN. Maruilson Souza Mayor. Comandante Divisional del Nordeste de Brasil. Vice-Coordinador de la Asociación Fraterna de Iglesias Cristianas de la Provincia de Pernambuco. Brasil.

·         Ejército de Salvación. Equipo Regional de Facilitación para Misión Integrada en Latinoamérica. Martha Morales

·         Fundação Luterana de Diaconia. Porto Alegre. Brasil.

·         Fundación San José Obrero. Bogotá Colombia - Director General Fabián Mauricio Medina Cabrera.

·         GESTOS - Soropositividade, Comunicação e Gênero. Alessandra Nilo. Recife. Brasil.

·         Gracia Violeta Ross, Activista viviendo con VIH. Bolivia

·         Grupo “AMIGOS EN CAMINO” (Religiosos Católicos en la Pastoral VIH/SIDA de Perú.

·         HERMANAS REDENTORISTAS. Hna. Silvia Meynet. San Miguel. Argentina

·         IGLESIA EVANGÉLICA DISCIPULO DE CRISTO. Argentina

·         IGLESIA EVANGÉLICA MENONITA DE TRENQUE LAUQUEN. Pastor Guillermo C. Font. (Pcia. de Buenos Aires). Argentina.

·         IGLESIA EVANGÉLICA VALDENSE del Rió de la Plata, Congregación de Flores, Pastor Oscar Nuñez.

·         IGLESIA LUTERANA COSTARRICENSE (Costa Rica)

·         IGLESIA LUTERANA EVANGÉLICA PERUANA. Rev. Pedro A. Bullón

·         Iglesia Luterana Guatemalteca  ILUGUA. Guatemala..

·         IGLESIAS REFORMADAS EN ARGENTINA. Pastor Roberto H. Jordan.

·         KOINONIA Presença Ecumênica e Serviço, Brasil

·         LUTHERANS CONCERNED/North America. Estados Unidos de América

·         MINISTERIO DE SALUD Y AMBIENTE de la Nación. Programa Nacional de Lucha Contra los Retrovirus Humanos, SIDA y ETS. Dr. Daniel G. Fontana, Director Ejecutivo. 

·         MINISTERIO DE SALUD. Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Coordinación SIDA. Argentina.

·         ORATORIO MARÍA MADRE DE LA DIVERSIDAD. Instituto María Rosa Mystica. J. Horacio Clark Martinez. Sacerdote Misionero.

·         PASTORAL DE LA SALUD Y PARROQUIA-HOGAR SAN ESTEBAN. Iglesia Anglicana del Uruguay. Rev. Livan Echazabal.

·         PASTORAL ECUMÉNICA VIH-SIDA. Buenos Aires. Argentina.

·         Programa de Incidencia sobre Deuda Externa Ilegítima de la Federación Luterana Mundial.

·         Red de Comunicación e Información para Grupos de Ayuda Mutua
del Perú. Sr. Pedro Pablo Prada

·         RED PERUANA de Mujeres que Viven con VIH y SIDA. Sra. Guiselly Flores

·         SECRETARIA DE SALUD Y MEDIO AMBIENTE – Villa Gobernador Gálvez –Pcia. de Santa Fe. Argentina Lic. Miguel A. Liernur – Coordinador del Programa VIH-SIDA

·         UNIVERSIDAD BÍBLICA LATINOAMERICANAL San José, Costa Rica. Lic. Sara Baltodano.

·         YWCA (Asociación Cristiana Femenina) MEXICO. Presidenta Leticia Camacho. 

·         YWCA de Perú. Alicia Mendoza (Presidente) Silvana Ayaipoma (Secretaria).

[1]1][1] Naciones Unidas. Asamblea General. Declaración Política sobre el VIH-SIDA. 05-50335. Resolución aprobada por la Asamblea General. Párrafo 51

_________________________________________________________________________________________________________________________

Let’s Stop AIDS.  Let’s Maintain the Commitment.

Message of the Churches, NGO and Networks of Peoples Living with HIV or AIDS

on the occasion of World AIDS Day 2006

       “And Jesus told them a parable: ‘Look at the fig tree, and all the trees; as soon as they    come out in leaf, you see for yourselves and know that the summer is already near.  So          also, when you see these things taking place, you know that the kingdom of God is         near.  Truly, I say to you, this generation will not pass away till all has taken place.” 

            Gospel for the first Sunday of Advent, Luke 21.29-32 (C cycle)

 

 

1. On the eve of World AIDS Day 2006 we want to unite our voices and our efforts to the World AIDS Campaign and join the cry of those who live with HIV and AIDS, with the organizations of the civil society and with all the men and women of good will in the whole world to reaffirm our commitment to act together in this world crisis.  We don’t want these persons to be transformed into mere statistics and numbers, but we cannot deny that the facts concern us and are a constant evaluation telling us that we have not done enough and that there is much more to do to reach the goals proposed by the Heads of State and Government and representatives of states as was established in the Statement of Commitment in the struggle against HIV and AIDS approved the 2nd of June of 2006 by the Special Session of the General Assembly of the United Nations.  With your help, Lord, we will fulfill these commitments.

 

2. We echo and live in our communities, in our lives and in our hearts the he unprecented suffering which the global HIV/AIDS epidemic inflicts in the lives of so many brothers and sisters in the world and in our own communities.  We cannot remain indifferent.  We make ours the commitments of the Political Statement on HIV/AIDS and we know that history and our God will evaluate the reach and fulfillment of these commitments that we assume.  With your help, Lord, we will fulfill these commitments.

 

3.  The Christian communities are part of this global emergency.  We recognize that from the awareness of the existence of this epidemic many advances have been made, but we also recognize that not all persons who live with HIV or AIDS have access to the medications which save lives.  We recognize that the stigma and marginalization is still present and has power to challenge our communities and our pastoral actions. With your help, Lord, we will fulfill these commitments.

 

4.  Part of the gospel message is to place in the center of our concern and our communion those persons who the economic, cultural, and even religious systems make more vulnerable.  We cannot hide our concern for the feminization of the epidemic which is an obvious sign of the situation of vulnerability in which women, youth and girls live in our context.  With your help, Lord, we will fulfill these commitments.

 

5.  The growing number of youth, boys and girls affected in Latin America and the Caribbean by the epidemic of HIV/AIDS is a visible sign of the lack of a life project, and a lack of insertion in the workforce and in the culture which a great part of our youth live.  The epidemic has only made manifest this situation of obscurity and vulnerability.  We want to change this reality.  With your help, Lord, we will fulfill these commitments.

 

6. The central focus of our pastoral action in walking together with persons who live or are affected by HIV and AIDS is rooted in a defense of human rights and the dignity of every person.  The gospel does not permit us to make any consideration which can justify our ignorance of the same value of each human being, independent of the cultural situation, social or ethnic group, sexual identity or orientations, or different lifestyles.  The gospel compels us to the respect and enculturation of the message of Jesus of Nazareth in all rural and urban cultures.  With your help, Lord, we will fulfill these commitments.

 

7.  We know very well that one of the effective forms of prevention of HIV and ADIS is the universal access of all persons to the existing antiretroviral treatments and the medications to treat opportunistic diseases.  We recognize the advances which many countries have realized and the commitment of several governments to fulfill these goals.  But we also must recognize that the situation in many countries is not equitable.  For this reason we want to pay more attention and overcome all the legal, normative, commercial and obstacles of any other kind which impede the access to the prevention, treatment, attention and the accompaniment of persons who live or are affected by HIV and AIDS.  The rights of intellectual property cannot be an obstacle nor an impediment to the full exercise of the right of health and life.  With your help, Lord, we will fulfill these commitments.

 

8.  For this reason we want to call upon political, community and religious leaders who preside over the services of the people of God to assume an energetic leadership and continual commitment which will permit us to reach the established goals in the coming years.  Overcoming ideological, confessional and cultural barriers, we have to coordinate efforts, pastoral actions and social services so that that which we have promised becomes reality.  With your help, Lord, we will fulfill these commitments.

 

9. Our faith communities and religious leaders and ourselves as well must give our full effort so that the Statement of Commitment, “World Crisis—World Action”, approved by the General Assembly of the United Nations in 2001, be applied fully.  In addition we should also ensure that, before this global crisis, we have a response and a common global action.  With your help, Lord, we will fulfill these commitments.

 

10.  This ecumenical pastoral action, both global and urgent, begins with honesty and gratefulness for the full and active participation of those who live with HIV or AIDS, with those persons and groups vulnerable to the epidemic, and with all the communities most affected.  We also want to cooperate together with the civil society, the governments and the private sector because we want to be part of the solution and not part of the problem.  With your help, Lord, we will fulfill these commitments.

 

11. This pastoral response assumes as a necessary and integral part of the whole, education for the prevention, treatment and access to essential medications, the pastoral accompaniment and the defense of the rights and dignity of all persons, just as the care and attention of the same.  Every one of these parts is strengthened by the other.  We want to have an integrative perspective and avoid fragmented considerations.  With your help, Lord, we will fulfill these commitments.

 

12. It is part of our pastoral action as we walk with those who live with HIV/AIDS, and it is an essential part of our identity nourished by the gospel, to double the efforts to enact and enforce laws and other measures to eliminate all forms of discrimination against vulnerable persons and groups with whom we are deeply committed.  Christian communities cannot allow any type of stigma or discrimination nor can we allow inequalities and violence because of gender.  With your help, Lord, we will fulfill these commitments.

 

13. It is part of our gospel commitment to strengthen all legal measures which permit women and all vulnerable groups the full exercise of their human rights, of their rights as citizens and the elimination of all forms of discrimination, economic or sexual exploitation, and human trafficking.  With your help, Lord, we will fulfill these commitments.

 

14. As a gesture which comes out of the communion with stigmatized and vulnerable persons we want our communities to dedicate additional resources, both human and economic resources, which will permit us to accompany the civil society and governments in order to reach the proposed goals.  It is time that the commitment to HIV/AIDS be a transversal axis of all our pastoral actions and service.  The commitment for a just economy and an economy at the service of people, must become a visible reality.  With your help, Lord, we will fulfill these commitments.

 

15. Together we want our communities to reach intermediate goals which accompany the action of governments and civil society.  We want to be protagonists in this emergency and not merely spectators.  The commitment of our governments is now also our commitment.  The achievements, the difficulties, and the failures of all in fulfilling these commitments is from now on also ours.  With your help, Lord, we will fulfill these commitments.

 

16.  For this reason we make ours the Statement of Commitment approved this year:  “We exhort governments, national parliaments, donors, regional and subregional organizations, the organizations of the system of the United Nations, the World Fund of Struggle against AIDS, Tuberculosis and Malaria, the civil society, those who live with HIV, vulnerable groups, the private sector, the communities most affected by HIV/AIDS and other interested parties to collaborate closely by reaching the proposed objectives and to assure the compliance and transparency at all levels through participatory examinations of the response to HIV/AIDS.”  We are part of this cry.  With your help, Lord, we will fulfill these commitments.

 

“Show us, Lord, your ways, teach us your paths.  Guide us in the way of your faithfulness.” (Psalm 25.4-5)

World AIDS Day 2006..

VOLVER A LA SECCIÓN ANTERIOR