30 de Diciembre de 2007

Ciclo A.

PRIMER DOMINGO DE NAVIDAD.

Salmo 148

(Leccionario Común Revisado)

Salmo Responsorial : Salmo 148
Primera Lectura: Isaías 63, 7-9
Segunda Lectura: Hebreos 2,10-23
Evangelio: Mateo 2, 13-23


SALMO 148

Traducción: El Libro del Pueblo de Dios. La Biblia. Ediciones Paulinas. Madrid. Buenos Aires. 1990

Alaben al Señor desde el cielo,
alábenlo en las alturas ;
alábenlo, todos sus ángeles,
alábenlo, todos sus ejércitos.

Alábenlo, sol y luna,
alábenlo, astros luminosos ;
alábenlo, espacios celestiales
y aguas que están sobre el cielo.

Alaben el nombre del Señor,
porque él lo ordenó, y fueron creados ;
él los afianzó para siempre,
estableciendo una ley que no pasará.

Alaben al Señor desde la tierra,
los cetáceos y los abismos del mar ;
el rayo, el granizo, la nieve, la bruma,
y el viento huracanado que obedece a sus órdenes.

Las montañas y todas las colinas,
los árboles frutales y todos los cedros ;
las fieras y los animales domésticos,
los reptiles y los pájaros alados.

Los reyes de la tierra y todas las naciones,
los príncipes y los gobernantes de la tierra ;
los ancianos, los jóvenes y los niños,
alaben el nombre del Señor.

Porque sólo su Nombre es sublime;
su majestad está sobre el cielo y la tierra,*
y él exalta la fuerza de su pueblo.

¡A él, la alabanza de todos sus fieles,
y de Israel, el pueblo de sus amigos ! ¡Aleluya!.


HOJA DE RUTA

Este salmo que acompaña e introduce el tema y el énfasis del evangelio de este domingo, es a la vez una metodología de trabajo y un objetivo a alcanzar, es camino y meta, es hoja de ruta y resultado esperado [1] . Todas y todos aquellos que, desde las comunidades de fe, estamos comprometidos en promover acciones educativas, de prevención, de promoción de derechos, de cuidados y acompañamiento en la pandemia del vih, podemos encontrar inspiración, fortaleza y propuestas de metas y estilos de trabajo que seguramente nos pueden sorprender. Dejemos que el Espíritu creador nos conduzca a través de sus estrofas y que nos hable.

Este himno, al igual que nuestras tareas pastorales en vih y sida, es una convocatoria amplia, irrestricta e ilimitada (versículos 1-4). Todos los elementos de la humanidad, de la creación y del cosmos son invitados a participar de esta tarea de construir una sociedad más justa y equitativa. El cielo, las alturas, los ángeles y los ejércitos pacíficos de ángeles, son los destinatarios de esta convocatoria en la primera parte del himno. Todas las fuerzas positivas que pueden cooperar en la construcción de un espacio sin estigma ni exclusión son llamados a ser parte de este proyecto del Reino que se inicia y ya está aquí en medio de nosotros pero que a la vez es la meta de toda nuestra acción pastoral en vih y sida.

Siempre me causó dificultad de hablar de un Dios de ejércitos. Luego de la amarga experiencia en Argentina con todo aquello que es militar el vocabulario de guerra me deja un sabor amargo en los labios y en los sentimientos. Es por ello que, en la medida de lo posible evito utilizar, en la tarea educativa en vih, el vocabulario de guerra tan común al mundo de la medicina. Es por ello que prefiero hablar del Día Mundial del Sida y evitar hablar de lucha. Es por ello que prefiero utilizar todo el vocabulario que viene del mundo del trabajo y afirmar que personalmente trabajo, discuto, polemizo pero no lucho. Los adversarios nunca se los debe transformar en enemigos.

Al comprender que al hablar este himno de ejércitos está hablando de la multitud de ángeles que cooperan en la construcción de este espacio donde en el centro de ubica el Emmanuel. Ese ejercito del cual habla este himno son las multitudes de voluntarios y voluntarias en el mundo entero que con su compromiso y accionar ya están estableciendo otra forma de relacionarnos unos con otros y de relacionarnos grupos y países en una acción mundial que responda a la crisis mundial.

Todos los verbos están en imperativo para mostrar que la acción que se espera, si bien ya ha comenzado, aún no se ha completado. Esa convocatoria a las fuerzas positivas que trabajando en red podrá cambiar el curso, no solo de la epidemia y modificar estadísticas, sin  que podrá cambiar los del cielo y de la tierra que ahora habitamos.

Este salmo o himno es un canto de esperanza. En medio de las crisis sabemos que la fe en un mundo deseado por el creador diferente a esté que nuestros pecados han construido es posible y que ya ha comenzado. La acción pastoral en la crisis del vih tiene que ser ese espacio donde se reconoce ese proceso y todos nos transformamos en signos de esa nueva forma de ubicarnos en las relaciones de poder.

Al igual que este cántico, nosotros y nosotras también estamos llamados a entonar un cántico que invita a toda la creación, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, a unirse con energia en la construcción de esta nueva comunidad inclusiva y que se compromete a abandonar afirmaciones y posiciones excluyentes.

Esta invitación hace que todos los espacios excluyentes se fragmenten y la presencia del Emmanuel hace ya imposible su futuro. La mejor alabanza al creador es ser consecuente con esta invitación incondicional e ilimitada a que todos y todas participemos de esta acción de rescate de los excluidos y excluidas.

Pero de la misma forma que en los primeros versos se convocan todas las fuerzas positivas, en la segunda parte (versículos 7 a 18) son también llamados a la construcción de ese espacio nuevo todas las fuerzas que pueden presentar obstáculos o ser negativas al proyecto de Aquel que nos convoca. Aún las realidades nefastas como esta epidemia son convocadas a ser generadoras de una nueva vida. Esta epidemia y la crisis de valores que ha provocado,  no puede pasar sin haber producido un cambio revolucionario en la forma en que las diversidades se relacionan entre si. La invitación a que todos y todas se unan en la misma alabanza tiene como objetivo que en unidad lleguemos a formar una asamblea donde el Nombre de Dios es santificado en la dignidad de todas y cada una de las criaturas creadas a su imagen y semejanza. Y esta es la razón por la cual trabajamos juntos en diversidad y en forma responsable en la construcción del Reino y que es la mejor alabanza al creador que podemos realizar.

Toda nuestra satisfacción por el trabajo realizado, por haber sido considerados dignos de llevar a cabo esta misión procede del descubrir que es toda la humanidad en su increíble diversidad la que está invitada a unirse a este proyecto y a este objetivo. 

SALMO 148 EN CLAVE DE VIH

Cumplan sus compromisos a Dios,
cumplan los lideres sus declaraciones,
cumplan con su misión todos las y  los voluntarios
que quieren parar la epidemia del vih.
cumplan sus objetivos todas las redes de personas
que viven con vih o con sida.

Que haya acceso universal a los tratamientos
tanto en
            África y como  en Asia,
            en Europa del este y del oeste,
            en Oceanía y
            en todas las Américas.

Cumplan sus compromisos a Dios,
            trabajando para eliminar el estigma
            y promover la dignidad de toda la creación.

Todos los seres humanos han sido creados
            a la imagen y semejanza de Dios,
            y todos y todas son hijos e hijas amadas por él,
            y esta verdad no se puede callar.

Cumplan con sus compromisos a Dios,
la industria farmacéutica,
los grandes donantes de los fondos para detener el SIDA,
los funcionarios que establecen las reglas del comercio mundial,
y que los que producen medicamentos genéricos,
que es una forma de alabar al creador.

Que la diversidad de la creación,
            aprendan a trabajar en red y en unidad,
            para que ya no más una sola voz
            necesite hablar en nombre de los que callan

Que los gobiernos de la tierra y los líderes de las naciones,
            cumplan sus compromisos de parar el vih
            y para que esta epidemia sea solamente historia,

Que las personas positivas al vih y las personas negativas al vih
            cumplan sus compromisos de parar la epidemia.

Porque solo la fuerza y espíritu de Aquel que siempre es fiel,
            es nuestro modelo, camina y objetivo.

Entonces todos y todas uniremos nuestras voces,
            para anunciar que la justicia y la misericordia se abrazan,
            ahora y siempre,
            y todos los grupos en situación de vulnerabilidad, en sus múltiples rostros,
            se unen en el cumplimiento de los compromisos.

Oración:

Fuerza que te haces presente en nuestro caminar en comunión, que te haces Palabra y Carne para que te escuchemos y te contemplemos en el rostro de los hermanos y hermanas olvidados, recibe nuestro compromiso y nuestra alabanza, porque sabemos que nadie queda ni fuera ni lejos de tu fidelidad. Es en esa confianza que queremos convocar a toda la creación a construir juntos y juntas un tiempo y un espacio donde todos te reconocerán como Padre y se descubrirán unos a otros como hermanos y hermanas. Esa es tu invitación eterna. Amén.

Pastor Lisandro Orlov

Pastoral Ecuménica VIH-SIDA

Buenos Aires. Argentina

Diciembre 2007



[1] Maillot, Alphonse et Levièvre, André. “Les Psaumes”. Traduction nouvelle et commentaire. Troisième partie. Éditions Labor et Fides, Genêve (Suisse). 1969, pág. 259 a 262